29 de marzo de 2011

Dulces sueños


Después de la llegada del bebe una de las partes más difíciles ha sido volver a dormir como antes, no porque no quiera o tenga problemas de insomnio, el motivo lo sabemos de sobra quienes tenemos hijos pequeños...el bebe no deja dormir! eso es verdad los primeros meses cuando se está adaptando al mundo que lo rodea y sus necesidades de alimento e higiene hacen que cada tres o cuatro horas se despierte.

Después del cuarto mes es un tema de "rutina" es decir de mucha paciencia y consideración por parte de los padres. Desde mi punto de vista y experiencia pueden intentarse algunas cosas, sin embargo no hay regla que indique que tu bebe dormirá toda la noche, mi bebita duerme una semana toda la noche y a la siguiente se despierta una o dos veces, creo que no lo hace por alimento, lo hace más bien porque necesita del calor y los mimos de su madre.

-En primer lugar hay que Llenarse de paciencia el bebe va a dormir toda la noche cuando él quiera no cuando uno lo desea.

-Alimento y relajación son la clave, solo se dormirá si está lleno, está limpio y se siente bien, por eso darle de mamar o un buen tetero y muchos mimos harán la diferencia. Como soy lactivista de corazón siempre que puedo le ofrezco a mi bebita su teta, como ya está más grande primero come hasta llenarse y luego se duerme no lo contrario como cuando era recién nacida.

- A los bebes les gusta la rutina, suena extraño pero así lo percibo. Cuando abro la puerta de mi casa mi bebe está esperando cerca de la puerta y se pone muy feliz cuando oye girar la llave y me ve entrar, ella ya conoce mis horarios y si se me ocurre llegar tarde por el motivo que sea se pone a llorar de manera incontrolable, esto es una gran presión para mi, sin embargo hago todo lo posible por llegar cumplidamente a casa. Parte de su rutina es darle su teta hasta que se llene, luego pasearla mostrándole cosas y hablándole del tema que sea, menos de realidad nacional, que es un caos, luego jugamos a escondernos con papito o simplemente él la carga un buen rato, cuando ya tiene cara de sueño le cuento un cuento o una historia y finalmente le ofrezco nuevamente su teta y a dormir. Esa es la rutina diaria con algunas variaciones, la cual funciona muy bien para dormirla.

-El otro tema es que permanezca dormida toda la noche, en un comienzo sentía un poco de frustración porque no lo hacía, luego celebraba por que lo había logrado y me parecía lo mejor para todos porque ahora si la podía enviar a dormir a su habitación y sabiamente mi bebé descubrió el complot en su contra y comenzó a despertarse de nuevo a media noche, ya no hace ruidos como antes como avisando, ahora llora inmediatamente y reclama el calor y la teta que de manera inconsciente le estaba negando.

Es claro que no importa la edad de tu bebe, el dormirá de corrido cuando así lo prefiera y no importa si le das un gran tete de leche artificial o le das un baño justo antes de dormirlo, simplemente no hará lo que tú quieres, hará lo que él desea, por eso me levanto cuando me llama y le doy lo que más le gusta su teta y a dormir otra vez.

14 de marzo de 2011

Volver al trabajo


Hoy al finalizar el día y lograr llegar a casa después de sortear los obstáculos propios de una ciudad como Bogotá llena de trancones, obras de transmilenio, puentes y andenes inconclusos, me encuentro con la sonrisa de mi amada bebe, ella parece estar esperándonos, nos ve llegar y sus ojos a pesar de estar cansados y reflejar sueño brillan intensamente, su sonrisa me llena de alegría y su abrazos me brindan el calor que necesito para sentirme mucho mejor.

Fue un largo día, más aun cuando es lunes y el fin de semana pasa demasiado rápido para mi gusto, volver al trabajo después de compartir dos magníficos días al lado de mi bebe se asemejan a mi primer día de escuela cuando sentí por primera vez lo que era estar sola, volver al trabajo no ha sido fácil, no sé si otras mamás tienen la fortaleza suficiente para despedirse en las mañanas y no llorar un poquito aunque sea en silencio, retomar la rutina aún después de tres meses sigue siendo difícil, todo el día pienso en ella e imagino su sonrisa, su mirada y sus carcajadas, creo que este es uno de los pasos más complicados para las mamás que trabajamos y dejamos en casa a nuestro pequeños.

Tengo la certeza de que mi bebe está en la mejores manos, porque su abuelita la cuida perfectamente, pero aún así no puedo evitar el vacio que me deja no verla crecer a cada segundo en esta primera etapa de su vida, quienes pueden trabajar desde casa deben sentirse afortunadas por la oportunidad de combinar dos aspectos que parecen reñir : trabajo y maternidad

9 de marzo de 2011

Nacimiento...una nueva etapa


Después de casi 9 meses de dulce espera llegó el anhelado momento, todos los padres sin excepción esperamos que nuestros hijos vengan al mundo en las mejores condiciones de salud y bienestar.

Todo arrancó un día antes en horas de la mañana cuando por recomendación médica asistí a un control, ya era inminente que en cualquier momento nacería la bebe, en este control el médico dictaminó el nacimiento en las 72 horas siguientes, que según mis cálculos mentales sería como 72/24=3..tres días me parecieron una eternidad en un comienzo, pero luego me pareció razonable porque hasta ahora comenzaba el proceso de dilatación, estaba en 1, llegar a 10 sería todo un reto.

La recomendación fue esperar, como si no hubiera esperado ya suficiente, siguiendo los consejos sabios de la familia y para ayudar en el proceso de dilatación me decidí a caminar, fueron unas largas 5 cuadras en 20 minutos hasta llegar al trabajo, el día se tornó largo y tedioso, en mi mente estaba presente todo menos el trabajo.

No entiendo como una tiene que trabajar hasta último momento si el cuerpo apenas se puede desplazar y los dolores y calambres se hacen frecuentes, parecía que la ley colombiana no entendía mucho de maternidad, pero se está poniendo a la altura y ahora la licencia arranca dos semanas antes de la fecha probable de parto, aunque no he oído en los medios que esté en vigencia… después de un largo día laboral comenzaron las contracciones como un dolor fuerte y profundo en la parte baja del vientre, no sabía que eran contracciones hasta que me acordé de la explicaciones que me dieron en los talleres de preparación, en un comienzo pensé que era el dolor por el cansancio de un largo día, comencé a llenar mi parto grama y a lo largo de una noche eterna me di cuenta que era la mejor idea que había tenido, al menos me distraía un poco del dolor causado por la contracción, además de ser muy útil para hacer seguimiento a las contracciones.

Al día siguiente y después de que en el parto grama la frecuencia llego a 2 cada 10 minutos decidí ir a la clínica donde estaba programado el parto. La regla mágica de 3 contracciones en 10 minutos con una duración de 1 minuto aproximadamente se cumplió camino a la clínica, al llegar el médico indicó que la dilatación estaba en 6,5, me pareció lo máximo eso quiere decir que falta menos de la mitad, he oído de muchas mamás con contracciones fuertes y muy poca dilatación, me sentí afortunada. Comenzó todo el proceso de alistamiento que incluye despojarse de toda la ropa, usar una bata de clínica (me tocó una muy pequeña y no me la cambiaron) , monitoreo del bebe, canalización de vena, etc…me llevaron a la sala de parto que era compartida y estaba justo en la mitad, a mi lado derecho una adolecente que gritaba todo el tiempo y cada que pasaba una enfermera o medico la regañanaban, a mi lado izquierdo una mujer madura en trabajo de parto hacía día y medio, el panorama no era muy alentador, observando mi propia realidad me concentré en lo que tenía que hacer…respirar y conservar la tranquilidad, recuerdo como anécdota que me ofrecieron la epidural y ya me la iban a colocar, pero le dije a la enfermera que mi bebe estaba a punto de nacer, ella díscola pareció no creerme, sin embargo ante mi insistencia un tacto ratificó lo dicho y salí casi inmediatamente hacia la sala de cirugía, luego de cuatro horas mi bebe llegó y su primer llanto borró cualquier sensación de dolor, cansancio intranquilidad y molestia con una atención deficiente en el servicio de salud.

2 de marzo de 2011

Mi llegada

Mi experiencia desde el momento en que decidimos tener a nuestro bebe siempre fue la mejor, todo este proceso nos ha enseñado muchas cosas y nos ha generado una serie de dudas y expectativas como padres que quiero compartir con otras madres y padres que al igual que nosotros vivieron su propia experiencia y se retroalimentaron de la vivencias de otras familias, muchas de ellas a través de la web.