27 de agosto de 2012

Lactancia materna, fuente de amor

 


Está comprobado científicamente que el mejor alimento para un bebe de cualquier especie es la leche materna, entonces ¿por qué nos empeñamos en sustituirla por alimentos maternizados,  sintéticos?  Yo también fui víctima de los "buenos" consejos de un pediatra, de familiares y conocidos que en sus buenas intenciones me recomendaban darle leche de "tarro" a mi bebe porque esa si los engorda y los pone bonitos...  umm.. en ese momento tuve mis dudas al respecto, sin embargo por mi poca experiencia y por no indagar cometí el error de ofrecerle este tipo de alimento a mi recién nacida, aun cuando producía leche de sobra, que extraño era para mí ver que sobraba la leche de mamá y a la vez yo misma le ofrecía tetero con leche maternizada a mi hija, hoy me parece un crimen pero en ese momento mi angustia y desorientación era tal que no me permitían ser razonable al respecto.

Todo fue una serie de eventos no muy afortunados que llevaron a tomar las decisiones erradas, a los 10 días del nacimiento una mastitis me mantuvo fuera de casa 3 largos días, ese fue el primer intento de suministrar leche artificial, por su exquisito sabor a pescado  y por las notables diferencias fue rechazada inmediatamente y esto nos obligó a una rutina de viajes durante el día para llevar a casa leche materna desde la clínica, mi esposo fue el “transportador” de tan preciado tesoro,  parecía un desgaste insoportable en ese momento, hoy sabemos que fue lo mejor y le agradezco de corazón su esfuerzo y entrega.

Tiempo después  cuando ya había cumplido dos meses la bebe no ganaba peso suficiente aun cuando comía  regularmente y a causa de esta situación el “sabio” pediatra recomendó como solución suministrar leche artificial, la parte buena de este consejo fue que sugirió que se hiciera después de que tomara pecho y el resultado fue el rechazo inmediato de esta leche, un tarro más a la basura porque no la tomó pese a los múltiples intentos fallidos y cuando logramos que la ingiriera vino una terrible alergia y la suspendimos de inmediato.

Finalmente logre alimentar a mi bebé de manera exclusiva con leche materna  hasta los 5 meses y medio cuando mi banco de leche cuidadosamente elaborado agotó sus existencias y la demanda fue muy superior a la oferta y tocó de nuevo intentar con la leche artificial, en esta ocasión probamos una que no le generara alergia y mejoraron las cosas, muy a mi pesar le brindamos leche artificial a mi hija hasta el año, luego probamos con otro alimento no lácteo y el resultado fue bueno. Mantenemos la lactancia materna de forma activa siempre  que la niña lo solicite porque es nuestra decisión y no la del pediatra o los amigos o la familia.

Ahora comprendo mejor todo aquello que en algún momento leí sobre lactancia y entiendo que colecho y lactancia van de la mano y nos facilitan la vida a los padres y hace felices a nuestros hijos y a nosotros mismos  y que la leche maternizada debe verse como un complemento u otro alimento así como la papa, la carne, la cebolla y no como el enemigo o la salvación para nuestros bebes, también que debe introducirse si no hay más otra alternativa en la alimentación lo más tardíamente posible ya que genera fuertes alergias en los bebes, especialmente los más pequeños.

Para nuestra bebe e incluso para nosotros mismos la teta ya no es solo una fuente de alimentación en sí misma, ahora la percibimos  como una fuente de amor que compartiremos hasta cuando estemos de acuerdo, ya se sienten las críticas pero nosotros nos lo tomamos con calma por que el respeto  es muy importante en nuestra familia.

2 comentarios:

  1. Yo no pude darle el pecho por motivos de salud, así que me pasé a la lactancia artificial. Gracias a Ordesa mi bebé ha crecido sano y fuerte a lo largo de sus etapas de crecimiento, y hoy está para comérselo! Menos mal que contamos con la ayuda de empresas especializadas y productos de calidad, muchas mamis nos sentiríamos perdidas sin ellos...

    Un saludo,
    Pilar

    ResponderEliminar
  2. Aaay! Cómo te entiendo. A mí me pasó lo mismo. Con mi primer hijo la lactancia materna no duró más de siete meses por los malos consejos, mi inexperiencia y mi inseguridad. Con mi segundo hijo me prometí que no pasaría, pero unas complicaciones dieron al traste con mis buenos propósitos y tampoco estuvo mamando mucho tiempo. Digamos que es una espinita que tengo clavada.

    ResponderEliminar

En asuntos de bebe queremos conocer tu opinión, dejanos tus comentarios